Audiencia con el gobernador por la crisis hídrica

Carsfe pedirá al poder político que salga del cortoplacismo

Los ruralistas se entrevistarán con Miguel Lifschitz el lunes. Le plantearán la necesidad de más gestión y menos proselitismo. También esperan la presencia de Ricardo Buryaile.

Mala costumbre. “Estamos perdiendo capacidad de producción por no haber acompañado con obras de infraestructura a los productores”, reclamó el presidente de la entidad.

El ruralismo santafesino le planteará al gobernador Miguel Lifschitz que el poder político debe cortar la lógica electoralista -que año por medio sólo se ocupa de hacer campaña- para gestionar soluciones estructurales que eviten en el futuro daños como los que hoy sufre el interior a causa de las recurrentes crisis hídricas.

Será el próximo lunes 16 de enero en una audiencia que Carsfe (Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe) tendrá con el mandatario y sus ministros, gestada a partir de la presión que ejercen las bases tras la segunda catástrofe por lluvias en menos de un año. “Hay una fuerte demanda de los productores a las instituciones”, declaró a Campolitoral el titular de la entidad Gustavo Vionnet, quien agregó -al cierre de esta edición- que también tramitaban para el mismo día la visita del Ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile.

“Observamos que el sistema electoral lleva a la política a que, cada cuatro años, sólo se trabaje dos en gestión y en los otros se paraliza todo; entonces sólo se actúa sobre la coyuntura y no se trabajan las obras importantes ni se piensa a mediano y largo plazo”, resumió el dirigente.

Sin planificación

La situación generada por las lluvias de las últimas tres semanas provocó una convocatoria extraordinaria del Consejo Directivo de Carsfe el jueves 12, para trazar un diagnóstico y elaborar una propuesta a las autoridades de la provincia y la Nación. Allí se mencionó como principal causa de la actual crisis la falta de infraestructura para mitigar los eventos climáticos que se vienen sucediendo desde hace años. “No ha sido prevista, no se actuó de manera sistémica, se dejó de hacer obra pública en los últimos 10 a 15 años”, resumió Vionnet. Y enumeró “herramientas que no son útiles” en este momento, como los comité de cuenca sin manejo integrado, inexistencia de equipamiento, falta de proyectos directores para grandes cuencas de las provincia o la ley de emergencia agropecuaria “que no resuelve nada ni aporta demasiado”.

El dirigente afirmó que una gran cantidad de empresas están paralizadas y otras fundiéndose, con casi mil tambos afectados y cientos de miles de hectáreas agrícolas perdidas (soja, girasol y maíz) en la provincia.

Esta nueva crisis, dijo, “nos pone en una situación peor a la que había en abril”, porque los agricultores ya no tienen posibilidad de resiembra y los tamberos sufren un doble golpe que impactará con fuerza en el cierre de establecimientos.

“Estas situaciones, que parecen extraordinarias, se repitieron dos veces en un mismo año; entonces era clave haber anticipado que esto ocurriría y empezar a trabajar en proyectos globales, sistémicos, de la problemática hídrica y vial de la provincia, porque cuando el agua ya está arriba ¿qué hacemos?”, planteó Vionnet.

También Nación

“Olvidémonos que existen elecciones, empecemos a trabajar en proyectos de mediano y largo plazo urgentemente, que contemplen todas las situaciones climáticas”, demandó el dirigente, y se lamentó: “ahora atacamos problemas puntuales que no resuelven las cuestiones de fondo”.

Explicó la convocatoria al ministro Ricardo Buryaile en la complejidad del manejo hídrico. “Esto no es un tema que lo tiene que resolver sólo la provincia”, dijo, porque se requieren obras importantes y por Santa Fe pasa el agua de otras provincias, lo que exige “un manejo federal de aguas”. Por eso consideró fundamental “el desembarco rápido” del gobierno nacional, ya que de lo contrario la provincia seguirá afectada en los próximos años. “Sería una pérdida enorme de productores agropecuarios, de empresas y de la fortaleza económica que tiene la provincia”, advirtió.

Vionnet también pidió comprender que Santa Fe basa su bienestar en la virtud produccionista y, sin embargo, “estamos perdiendo esa capacidad de producción por no haber acompañado con obras de infraestructura a los productores, que hicieron una enorme inversión en los últimos 20 o 30 años y que esa mejora que generaron hoy se pierde por la falta de inversión pública”. Al respecto aclaró que no es culpa sólo del gobierno actual sino de todos los que lo precedieron.

En cuanto a la posibilidad de sortear la delicada situación actual, el presidente de Carsfe recordó el planteo que hicieron a la provincia en abril: “para situaciones extraordinarias se necesitan recursos extraordinarios”. En aquel momento, dijo, “pedimos un endeudamiento externo para que haya una asistencia directa a los empresarios; no vino nada de eso, no hubo ningún tipo de colaboración y hay gente que se fundió, mientras otros sufrieron un grave endeudamiento”.

” Olvidémonos que existen elecciones, empecemos a trabajar en proyectos de mediano y largo plazo urgentemente, que contemplen todas las situaciones climáticas”

Gustavo Vionnet

Presidente de Carsfe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *